Algunos consejos para la “ch´alla” en el mes de la Pachamama

Es el primer año que no se podrá hacer los rituales acostumbrados en lugares sagrados. En vista que no podemos ir donde las «wak´as», los ritos podemos hacerlo en nuestras casas,  realizarlos nosotros mismos. Vamos a dar algunas recomendaciones para que Ud. pueda entregar la ofrenda a la pachamama. Los ritos aymaras se pueden que hacer en nuestros domicilios tomando algunas recomendaciones para que funcione.

Las restricciones que en algunos municipios se está aplicando son muy rígidas lo que no permite realizar ritos en lugares sagrados como en las wak´as. Una wak´a es un lugar energético, puede ser una montaña un lugar específico en una montaña, una piedra, el lugar donde ha caído un rayo, también puede haber wak´as en nuestras casas, illas u otro material energético.

Una wak´a puede ser identificado por una cruz cristiana, los católicos plantaron sus cruces en lugares sagrados para que los indios adoren a la cruz  tratando de crear confusión en algunas partes los abuelos  dejaron de ir, en otras siguen yendo pero sabiendo que no se está adorando a la cruz si no que a lo que está debajo.

Dentro de un achachila, (montaña) existen diferentes lugares específicos para un rito en especial, hay lugares para los 4 espacios alaxpacha, alaypacha, akapacha y mank´a pacha, desde estos lugares sagrados se pueden divisar las puntas de otros achachilas, es un lugar donde se tiene un contacto directo visual con otras montañas.

Un lugar sagrado es donde ha llegado el rayo, (illapa) ese lugar se convierte en sagrado, no se puede orinar, discutir o realizar actos sin respeto, puede hacer k´atxa y la persona puede morir si es que no se hace un pago, una retribución para que suelte el ajayu del enfermo.

Una piedra o un montón de piedras también pueden ser lugar sagrado de adoración, se ha realizado experimentos con brújulas y es un lugar donde el magnetismo es totalmente irregular, o también donde existen radiaciones. Sabemos que las radiaciones existen en todo el planeta y que el mismo planeta está envuelta en energía.

En las casas también existen lugares especiales para realizar ritos, generalmente es en el centro del patio. Ud. tiene que ponerse hacia donde sale el sol. Y empezar el rito de entrega de “comida” para la Pachamama.

Lo primero es pedir permiso el k´intu,  es la recolección de 4 hojas de coca, dos para el vino y dos para el alcohol que será reunido de todos los participantes, luego el mayor o el tío con chimpu junto a su esposa arrojan al suelo esas hojas y realizan la lectura de cómo va a recibir nuestra “mesa” con este acto hemos pedido permiso para realizar el rito a la Pachamama.

Luego deberán iniciar el ak´ulliku (mascar coca) en realidad la coca  no se mastica solo se pone en la boca hasta sacar sus propiedades una especie de chupar el jugo de la coca, en las primeras hojas la coca se sentirá su sabor, si es agradable significa que todo va a salir bien que las peticiones serán escuchadas, si es amargo entonces hay que revisar el protocolo, alguien está con malas energías.

Las «ch´allas» siempre tienen que hacerse al lado contrario al reloj es nuestro «muyu» para cosas positivas, porque el planeta gira a ese lado su rotación también es en ese sentido, por ejemplo los sicuris siempre hacen su giro de derecha a izquierda eso para dar armonía a las energías.

Luego si la mesa ha comprado preparado, tiene abrir la mesa y poner hojas de coca alrededor (siempre al lado contrario del reloj) con los deseos que quiere enviar, luego también se puede aumentar con flores, miel, canela, azúcar u otros elementos por parte de los participantes siempre encomendando a la Pachamama, hablándola como si estuviera presente mejor si es en voz alta ch´allando con alcohol y vino de la tierra.

Una vez terminado el que está realizando el rito, preparará la leña, de igual forma tiene que pedir permiso al “nina mallku” para que encienda y que sea placentero y satisfactorio para la Pachamama y los achachilas.

Una vez que la leña está ardiendo y empezando a consumir los dulces se ponen a hervir, y en ese momento es cuando se realiza la achikt´a,  que es una charla con los distintos achachilas, wak´as, de los diferentes pachas. Es un dialogo para pedir bienestar y pedir que se cumplan los deseos de los participantes.

Luego deberán alejarse del lugar y dejar que nuestras deidades “coman” la mesa entregada, mientras tanto se continuar con el akulliku, en todo el proceso siempre tiene que estar coca en la boca, es la llave para que nuestras peticiones sean escuchadas.

También se puede compartir una comida, bebida, y se challa para que todo se cumpla y vaya bien, es una renovación de energías. Una vez consumido, generalmente al día siguiente antes que salga el sol se recoge las cenizas y de deposita en la tierra, puede ser también en un macetero.

La mesa es una comida para las deidades aymaras, por eso algunos invitan cerveza, wiski o alguna bebida alcohólica, la idea es que la mesa sea placentera y que se sirva los componentes de la t´allpa  que son plantas, semillas, minerales que son energéticos y permiten el dialogo con nuestras wak´as.

En el momento de pasar la mesa, puede haber señales que los achachilas y la Pachamama han recibido le ofrenda, puede pasar aves, una briza suave, una estrella fugaz, un bicho etc., señal de buen augurio, pero si el perro empieza a ladrar o se apaga la mesa o no pasa en su totalidad es señal de que algo malo va a pasar.

Se tiene que hacer otro rito esta vez con un yatiri para que lo haga con gran eficacia y pueda contentar a los achachilas, viendo antes la coca donde está el agravio o tal vez se ha transgredido algunas normas durante la waxt´a.

Cada Maestro yatiri amawta tiene su “sarawi” (su forma de hacer el rito) inclusive la forma de leer la coca es único en cada yatiri, lo que se tiene que respetar profundamente, no se puede criticar la forma en que se encara el rito. Muchos hermanos todavía levantan nombres de santos y vírgenes católicos, lo que fue permitido por una estrategia de subsistencia en épocas del colonialismo español, ahora ya no es necesario.

Tata: David Ticona, es yatiri amawta, periodista y abogado: cel: 71539769

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.