Señal de buen augurio, águila se come a una paloma en Plaza Murillo

La presencia de un águila comiéndose a una paloma tiene una gran importancia para la cosmovisión aymara. Es la señal del empiezo del Pachacuti, (la vuelta del tiempo) que profetizaron los abuelos aymaras hace más de 500 años.
El águila (paka) y el quirquincho son emblemas de las reciprocidades e intercambios económicos, e inclusive de las actividades comerciales y política, está relacionado con los cuerpos celestes, se le atribuye el poder de propiciar buena suerte. Por eso los aymaras llevan plumas en los gorros y sombreros de estos animales sagrados.
La Plaza Murillo ha sido escenario de muchas señales, la aparición de un thaparaku (mariposa nocturna grande) fue el, prológame de una señal de que en diciembre de 2019 iba a haber muerte. Mucho más antes, el 2013 un rayo llegó a la estatua de la plaza Murillo. La presencia de una campana en Plaza Murillo también fue considerada como un mal presagio, fue retirada a la Ceja de El Alto, después de la caída de Gonzalo Sánchez de Lozada.
Para la cosmovisión aymara hay 8 animales protectores y sagrados: el Cóndor, Águila, quirquincho, Gato Montes, Chullumpoe, sapo, lagarto y serpiente. Estos animales están ligados a las 8 fiestas que indica la Chacana (Cruz del Sur) que es el ordenador cósmico ancestral.
/Uriki David Ticona, es Yatiri Amawta, Periodista, Abogado; y Teologo y Filosofo Aymara . Cel 71539769

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.