Tres arco iris rodean al sol presiajando callamidades y cambios espirituales para la humanidad

En pleno equinoccio de primavera, éste 21 de septiembre, desde tempranas horas de la mañana se observó en la sede de gobierno de Bolivia, La Paz y alrededores, un fenómeno nunca antes visto, tres arco iris o kurmis rodeando al sol.

Desde el punto de vista del mundo andino, el kurmi (arco iris), es uno de los dioses sagrados adorados desde tiempos inmemoriales, se dice que no se debe señalar con el dedo, por que se puede caer. La explicación parece que los antiguos habitantes de estos territorios sabían de la existencia de los rayos gamma, rayos x, rayos ultra violeta, infra rojos, micro ondas y hondas de radio; que no son visibles al ojo humano.

El cruce de dos kurmis da como resultado la wiphala, es la ulancha (bandera) que identifica a las naciones ancestrales milenarias, es la representación de la filosofía andina, simboliza la doctrina del Pachakama (principio, orden Universal), y la Pachamama (madre, cosmos) que constituye el espacio, el tiempo, la energía y nuestro planeta.

El jake aymara (hombre-mujer completo) se guia de acuerdo a sus sueños y a las señales de la naturaleza como ejemplo podemos citar el año 2003 se segistró dos fenómenos en Plaza Murillo cuando cayo el rado sobre el monumento y se produjo las muertes entre policías y militares. Ese mismo año el neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada huia del país tras ser derrocado con un saldo de 40 muertos y 400 heridos de bala.

En noviembre del año 2018,el presidente de ese entonces, Evo Morales, perdió uno de sus zapatos al ingresar al Tribunal Supremo Electoral la mañana de ese miércoles para inscribirse como candidato del MAS. El resultado fue que no pudo ejercer su mandato por un Golpe de Estado.

Otra señal fue cuando un thaparaku (mariposa nocturna) se posó en el palacio de gobierno, una señal de que alguien va ha morir, ese año, 2019, fallecieron 30 personas producto de la masacre sangrienta durante el gobierno defacto de Jeanine Añez.

En abril de este año un águila se comió a una paloma en Plaza Murillo, sabios amawtas interpretaron como el retorno del pachacuti que se predijo hace más de 500 años con los que las energías de las wak´as se liberarían para el reflorecimiento de la civilización andina.

Cuando el kurmi rodea al Sol o la Luna, significa que están enfermos y que la humanidad tiene que prepararse para calamidades como erupción de volcanes, sequías, inundaciones, terremotos etc.

En este caso el segundo kurmi que rodeó al sol fue desde el Illimani, significa un cambio en el sistema de explotación de la madre tierra, el abuso que se hace de los recursos naturales, el sufrimiento que se está produciendo a los seres como los pollo, el ganado vacuno y otras especies para fines capitalistas ha llegado a los achachilas justicieros. Los abortos y otras atrocidades como invento de enfermedades con el solo objetivo de enriquecer a un grupo de personas a través de tratamientos y vacunas es una transgresión grave a las leyes del universo.

El tercer kurmi que rodéo al padre Sol fue desde el Ilampu, eso significa un cambio espiritual, los que nacieron con seis dedos (soxtallas), mellizos o gemelos (ispas), los nacidos de pie (cayullas), los que tienen dos o tres coronas en la cabeza (sonakes) y otros con señales en su cuerpo o cahidos del rayo son los seres que experimentarán el cambio de energías cósmicas, telúricas. estos están destinados a aplacar la furia de la pachamama a través de de ritos ancestrales, en todo el planeta.

Estamos viviendo el pachacuti la vuelta del tiempo que predijeron los sabios amawtas hace más de 500 años. Es hora que las energías (ajayus) de las wak´as sagradas vuelvan y se nos develen los secretos de la lectura del qipu, los tokapus, nuestras kelcas, de los geoglificos de tiwanaku y otros centros ceremoniales a través del manejo de lo cuántico y de lo fractal.

Está «jucha» (culpa) es porque hemos olvidado restablecer la armonía de los ajayus (energías). Los amawtas estamos en la obligación de hacer ceremonias ancestrales de rogamiento a nuestros «dioses» para restablecer el equilibrio entre la Pachamama y el hombre.

por: Lic. David Ticona Balboa; abogado, Periodista, Filósofo Indígena y Amawta. Gestor, proyectista y fundador de la Universidad Pública de El Alto UPEA (1989 al 2000). Perito Especializado en Cuestiones Indígenas de la Unidad de Gestíon de Servicios Judiciales del Tribunal Supremo de Justicia del Órgano Judicial de Bolivia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.